sábado, 15 de agosto de 2015

EL ROBO DEL AGUA


El 18 de agosto de 1874, el periódico EL ECO DE CARTAGENA, se hacía eco en su sección de crónica local, de una noticia relacionada con los problemas derivados de uso y abuso del agua para el riego.
Los de Monteagudo quedamos situados en un buen puesto de la clasificación general:  " En Monteagudo y término inmediato es donde más abusos se descubrieron...". 
En fin, agua pasada. 

De la «Paz» del 27;
El domingo fue el Sr. Flores, gobernador interino, acompañado del Sr. Rivera, jefe de la guardia civil, hasta los límites del término de Santomera, recorriendo todos los puestos establecidos, con objeto de ver si habían llegado hasta el final  las aguas, y para tomar sobre el terreno  las oportunas medidas para conseguir el objeto.
En Monteagudo y término inmediato es donde más abusos se descubrieron,  viéndose obligado el Sr. Flores a mandar detener a su regreso a varios labradores cuyas tierras estaban rebalsadas de agua, mientras que a la cola del término de Santomera no había llegado a las 9 de la noche, siendo por demás aflictiva la situación de los habitantes de aquel pedazo de término, por la carencia absoluta de agua hasta para beber, y el desarrollo de calenturas perniciosas que empezaba.

Durante la permanencia de ambos jefes en Santomera se cortó por dos veces el agua, y acto continuo salió una pareja, que puesta en combinación con las de  Monteagudo, buscaron al culpable, el que según noticias fué habido regando un campo de alfalfa y ayer sería conducido á Murcia en unión  de otros varios, habiendo multado el Sr. Flores a otros que  se encontraban detenidos.

Se han establecido rondas en todos los términos rurales, que recorren las aguas para que auxilien a la guardia civil.
Los campos  de Monteagudo fueron recorridos por dichos señores y el alcalde pedáneo, para cerciorarse del abuso convelido y obrar con energía, pues debido a esta clase de abusos, el agua no ha corrido todo el trayecto que era indispensable para la salud pública.

Los medios de que se valen los labradores para burlar la vigilancia y no aparecer responsables, es mandar chiquillos o mujeres ancianas al levantar los tablachos, escusándose los dueños con decir que ellos no han mandado les rieguen los campos, pero el Sr. Flores, a quien se le hizo presente lo que ocurría, tomó en el acto medidas que “impediesen” este subterfugio.

—Parece que con el agua de gracia se ha llegado hasta el abuso de venderla

para regar; con este motivo en el ayuntamiento se va a hacer una  información para si es cierto descubrir a los culpables.


             
 Nota aclaratoria: 
El vecino que aparece en la foto portando dos cántaras de agua, no figura entre los detenidos por la Guardia Civil del Sr. Flores. El agua portada era de un pozo de su propiedad y no hay indicios de que intentara venderla para riego.











sábado, 18 de abril de 2015

MONTEAGUDO en el CATÁLOGO MONUMENTAL DE MANUEL GONZÁLEZ SIMANCAS



El Catálogo Monumental de España es un proyecto iniciado en 1900 que pretendía inventariar el patrimonio histórico-artístico y arqueológico de cada una de las provincias españolas. Por primera vez se incorporaba en España la fotografía como instrumento de documentación gráfica. 
En los tomos dedicados a Murcia - 2 de texto y uno de fotografía- aparece un capítulo dedicado a Monteagudo que reproducimos aquí.
El autor de este Catálogo es D. Manuel González Simancas ( 1885-1942 ), militar, arqueólogo y docente. Autor de numerosas excavaciones en distintos puntos de la geografía española. Fue también el autor de los catálogos correspondientes a Alicante y Valencia. 
Miembro de la Real Academia de Ciencias y Nobles Artes de Córdoba, de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y de la Real Academia de la Historia. 



domingo, 28 de septiembre de 2014

PASARSE DE LISTA




En LA GRAN VÍA, revista semanal ilustrada, en su número 41, publicado el 8 de abril de 1894 aparece publicado un romance en tono satírico, titulado "Pasarse de lista". El traerlo a estas páginas obedece a que el singular protagonista de esta historia escrita por Carlos Arniches,  es Nicasio, un pastor de Monteagudo
No consta que esta historia esté inspirada en un personaje de nuestro pueblo, pero como quiera que tampoco dice lo contrario y además es muy divertido,   nos lo quedamos. 

       Pincha sobre la imagen para leer la publicación.


miércoles, 6 de agosto de 2014

MÁS SOBRE LA FIESTA DE SAN CAYETANO

En el semanario LIRA DEL TADER, de fecha de 10 de agosto de 1845 se publica un artículo referido a la Fiesta de San Cayetano, en el que se narran las visicitudes de un tal Eustaquio que acompañado de dos amigos decide visitar el antiguo pueblo de los romanos, Monteagudo, se entiende, en las señaladas fechas de la celebración de las fiestas de San Cayetano. 
El artículo está incompleto, quizá falta algún fragmento en alguna página que no aparece. 
Y, en todo caso, nos falta el autor. 


(PINCHA SOBRE LA IMAGEN PARA LEER LA PUBLICACIÓN) 



 

viernes, 25 de abril de 2014

CASTILLOS DE MURCIA: MONTEAGUDO. D. PEDRO DÍAZ CASSOU




En el Semanario Murciano, a lo largo de la primavera del año de 1888, D. Pedro Díaz Cassou publicó  una serie de artículos relativos a los Castillos de Murcia, con especial dedicación al Castillo de Monteagudo. 
De los nueve artículos publicados, ocho de ellos van dedicados a Monteagudo, haciendo un repaso general de su historia e incluyendo la leyenda de Zaida. 
La colección no está completa. El último artículo refiere la historia de Monteagudo tras la conquista de Murcia a los árabes. Pese a la intención expresada por el autor de insertar otras historias y leyendas relativas al periodo cristiano de la historia de Monteagudo, no se encuentran tales escritos.

Pinchar en la imagen para leer la publicación:

http://es.calameo.com/read/0011752435a66d5dd8487
                     

domingo, 23 de marzo de 2014

RECUERDO DE LAS FIESTAS DE SAN CAYETANO






El SEMANARIO MURCIANO, en su número 144 de fecha de 14 de noviembre de 1880, publica un extenso artículo firmado por J. Agulló Muñoz, que dedica especialmente a su sobrina, la señorita Encarnación Álvarez Agulló y en el que se extiende acerca de las costumbres en torno a la celebración de la fiesta de S. Cayetano, en Monteagudo. 
Aprovecha para practicar un sano deporte español: la queja. Así, aprovechando que hay fiesta en Monteagudo, nos habla de las insanas costumbres de nuestra "desdichada, aunque católica, España". Pais éste que aprovecha cualquier ocasión para marcharse de fiesta y desatender el sagrado deber del trabajo. 
A los habitantes de Monteagudo de aquella época, les "halaga" y les reconoce cierta evolución, en relación a los moradores de 30 años atrás, fanáticos donde los hubiera; "...hoy gracias al progreso tienen los ojos un poco abiertos"

Interesante también por la descripción de las costumbres de la celebración, con las gentes de toda la huerta llevando sus ofrendas al "santo patrono", en forma de trigo o, en su defecto, en metálico. La procesión, con todo el cortejo de acompañantes del pueblo y encabezada por las autoridades civiles y eclesiásticas, y , con espectadores que, a falta de otra forma más exquisita de participar, se dedicaban al  lanzamiento de viandas: peladillas, cascaruja, chumbos y, algún que otro melonazo... que derivó en alguna ocasión a que nuestro resignado S. Cayetano volviese a su Iglesia con "algún remo" de menos.


haz clic sobre la imagen para leer la publicación 


Y vamos con un consejo poético....











miércoles, 12 de marzo de 2014

MONTEAGUDO Y SUS RECUERDOS



En el número correspondiente al 29 de marzo de 1857 del Semanario Pintoresco Español aparece un artículo dedicado a Monteagudo, que lleva como título MONTEAGUDO Y SUS RECUERDOS. En el mismo se exalta la belleza del paisaje y las cualidades de esta hermosa atalaya sobre la huerta. Y cierra el artículo con la misma queja que más de ciento cincuenta años después, seguimos expresando: Indignación por el abandono y la desidia de lo que debería de ser un claro referente cultural e histórico de Murcia.